Levante EMV: La comunidad menos generosa con las bibliotecas

La Comunitat Valenciana, Canarias y Extremadura son las tres únicas autonomías que en 2008 no han aportado las cantidades propuestas por el Ministerio de Cultura para el plan de adquisición de fondos de las bibliotecas públicas. Según los datos del departamento que dirige César Antonio Molina a los que ha tenido acceso Levante-EMV, la valenciana es, de las tres citadas, la que se ha quedado más lejos de la cantidad prevista por el Gobierno para cada comunidad, la cual se establece en función de la población de cada una. Como se ha repetido en numerosas ocasiones desde 2007, algo más de 2,2 millones es la cifra que el ministerio prevé que debe poner tanto él como la Generalitat. Sin embargo, esta sólo ha llegado a 1,2 millones y, por tanto, esta es la cantidad que también destinará el Ejecutivo central.

leer más

Levante-EMV:Cultura lleva gastados más de 30 millones en la Nau de Sagunt, cerrada desde hace ocho meses

La Nau de Sagunt iba a ser el gran eje sobre el que vertebrar ese paradigma mundial de Ciudad del Teatro que iba a convertir a la capital del Camp de Morvedre en un punto de referencia de las artes escénicas. Y para ello comenzaron a rehabilitar la antigua nave de altos hornos hasta alcanzar ya una inversión de más de 30 millones de euros, pese a estar inacabada y con injustificados sobrecostes incluidos, como así reconoció en su día la propia Sindicatura de Cuentas. Además, para dotarla de contenido y lanzarla al universo mediático, la Generalitat se puso a producir espectáculos de coste desorbitado- muchos de ellos superaron los tres millones de euros- pero alguno de ellos también con resultados artísticos y de público cuestionables.

leer más

Levante-EMV:El PSPV dice que la Generalitat estanca inversiones en libros por dos millones

El concejal socialista Juan Soto denunció ayer que la Generalitat Valenciana tenga “paralizadas” las convocatorias de 2007 y 2008 destinadas a la compra de libros para las bibliotecas públicas, “debido a que tiene que aportar el mismo dinero que pone el Estado”, aseguró.
“No se quiere gastar un duro en esta cuestión -criticó- y por eso dejamos perder dos millones de euros para la adquisición de libros”. Al final, agregó, “quien sale perjudicado es el usuario de la biblioteca, el amante de la lectura”.