El País: Agró critica que se dé agua de regadío al PAI de Porxinos

Se compran unos campos de cultivo de secano, se transforman en regadío, se amplía la explotación y se abre un pozo sin permiso. Luego se tramita la concesión del agua para el nuevo regadío, y al cabo de los años se vende el terreno para construir una urbanización, que se queda con los recursos hídricos para dar de beber a miles de nuevos habitantes. Ésta es, en la versión abreviada, la historia de los terrenos del programa de actuación urbanística (PAI) de Porxinos, que negoció el ex presidente del Valencia CF Juan Soler con la Generalitat y el Ayuntamiento de Riba-roja para construir más de 2.600 viviendas y la nueva ciudad deportiva del club. El expediente por el que se pide el agua para la nueva urbanización está en información pública desde el 3 de julio, con una solicitud de 398.400 metros cúbicos anuales para cubrir el abastecimiento de 9.684 habitantes.

Anuncios

Levante-EMV:El Consell autorizó ampliar el campo de golf de Dénia sin esperar a que el TSJ dijera si era legal

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJ) emitió una sentencia en octubre de 2006 (un año más tarde) en la que desestimaba un recurso interpuesto por la empresa contra una resolución de la conselleria de 2002 que imponía al promotor una multa de más de 36.000 euros por acometer las obras de ampliación del campo de golf sin licencia y, además, le obligaba a restaurar el medio afectado. La conselleria, sin embargo, dejó atrás las denuncias al Ministerio Fiscal, la paralización de las obras y la multa interpuesta al promotor en 2002 para tres años más tarde no sólo permitir la ampliación del campo de golf en 27 hectáreas más sino también legalizar el ya existente desde 1989 y que llevaba funcionando a pleno rendimiento desde hacía 16 años. Todo ello sin esperar a que el TSJ resolviera el recurso interpuesto por la empresa y que aclararía si las obras se ajustaban a la legalidad.

leer más